Mirlos

Érase una vez un mirlo muy apuesto y cantarín, que alegraba mi despertar con sus trinos. Conquistó a una hermosa mirla y juntos emprendieron su vida en común. Hicieron su hogar en el arce que crece al lado de mi ventana y tuve el privilegio de seguir su evolución, cual voyeur que vigila a sus vecinos 😉

Tuvieron tres polluelos que se criaron fuertes y vivarachos gracias a los amorosos cuidados de sus progenitores. Un día el nido amaneció vacío: los jóvenes mirlos habían emprendido su vuelo.

Anuncios

12 pensamientos en “Mirlos

    • Siii. El canto de los mirlos es precioso y, además, cada uno tiene su propio canto con improvisaciones y todo. Concretamente este mirlo de mi ventana, durante la primavera cantaba mucho y muy bonito. Luego mientras cuidaba de los polluelos dejó de cantar, seguramente para no enseñar el camino a posibles depredadores. Un abrazo, amiga ❤

    • ¡Muchas gacias, Cristina! Puedes imaginar la sorpresa que me produjo ver el nido casi al alcance de la mano. Observar la evolución fue todo un privilegio. Un abrazo, amiga ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s